Y desaparecer…

Cuando sientes un vacío en el alma, un vacío que nada llena, tu interior pide a gritos huir, te pide que corras, que grites, que rías, que vueles…pero lejos, muy lejos de aquí.

Cierras lo ojos y solo piensas en desparecer. Tu mente vuela a un sitio desconocido, un lugar perfecto donde no hay cabida para el recuerdo ni el dolor, solo para la calma y la paz. Un lugar con un mar infinito, con un precioso atardecer, donde las lágrimas brotarán de emoción y no de dolor por lo vivido

Y cierras los ojos y te ves allí en soledad mirando como rompen las olas, sientes el olor a agua salada y la brisa del mar rozar tu piel, ves como la vida vuelve a tener sentido, ves como tu alma empieza a llenarse de oxígeno y como tu corazón vuelve a latir con fuerza

Empiezas a renacer en un nuevo destino…sin pasado sin futuro solo ese momento, pero de repente abres los ojos y caes en la cuenta de que sigues aquí, de que no te has ido que sigues luchando día a día porque las sonrisas oculten tu mirada triste.

Porque quizá desaparecer no sea la respuesta ni la solución, porque tu alma va contigo no es algo que puedes abandonar.

Y así pasan los días, las semanas y los meses, porque dicen que el tiempo todo lo cura, que el tiempo es el mejor consejero, pero el tiempo no llena los vacíos, así que sigue caminando, se fuerte, sigue con tus sonrisas y tu mirada triste, y cuando ya no puedas más, vuelve a cerrar los ojos porque ahí, ahí sí, ahí siempre podrás desaparecer…

 

 

Mari Núñez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s