Las latas de conserva, los plásticos y el bisfenol A

Tod@s habréis oído hablar del BPA o bisfenol A, pero ¿qué es? Es un producto químico utilizado para fabricar todo tipo de plásticos policarbonatos, latas de alimentos o bebidas, recibos de compras o extractos bancarios, CDs e, incluso, biberones.

Canadá fue el primer país que declaró esta sustancia como tóxica, y parece ser que con el tiempo y las investigaciones la información se está haciendo más precisa, así  en julio de 2013 la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA) publicó un informe donde alertó que los niños de entre 3 y 10 años son los más expuestos al Bisfenol A debido a que su consumo de alimentos en relación a su peso corporal es superior al que se da en otras edades. En concreto, señala “que en un 23% de los casos, las mujeres embarazadas están expuestas a niveles del compuesto potencialmente peligrosos, por lo que sus hijos tendrán más posibilidades de sufrir cáncer de pecho cuando crezcan

En 2011 la UE eliminó esta sustancia en la fabricación de biberones infantiles, y nuestros vecinos los franceses han sido los primeros en prohibir esta sustancia en TODOS los materiales, envases y recipientes que puedan estar en contacto con alimentos, sea cual sea la edad de las personas a los que estén destinados.

En España parece ser que no interesa prohibir esta sustancia tóxica, y aunque existe una plataforma (www.hogarsintoxicos.org/es/actua/campana-para-retirar-bisfenol)  exigiendo medidas,  de momento lo que podemos hacer es evitar los productos enlatados  ya que según numerosas investigaciones el Bisfenol A puede alterar el funcionamiento del sistema hormonal,  los efectos suelen presentarse tras años de exposición a pequeñísimas cantidades, y pueden provocar daños a la salud de muy diversa índole, desde diabetes y obesidad a problemas en la reproducción o aparición de cánceres en órganos relacionados con las hormonas, como cáncer de tiroides, testículos y pecho.

Además de las latas, el BPA está presente en el plástico y en ciertos alimentos al vacío. Los únicos envoltorios o recipientes que “se salvan” son los de vidrio o papel así que en la medida de los posible tenemos en nuestras manos evitar aunque sea en nuestro hogar esta sustancia tóxica.

De un tiempo a esta parte, he dejado de utilizar tupper de plástico y me he pasado a los de cristal, ojo si introducís alimentos calientes en tupper de plástico, recordad que las altas temperaturas hacen que el bisfenol  A llegue de manera más directa a nuestros alimentos. Así que olvidaros de calentar en el microondas recipientes de plástico,  tampoco los lavéis en el lavavajillas y si usáis botellas de agua de plástico, evitar su contacto con el sol. Vamos que pasaros al cristal.

Está claro que las latas de conserva son muy cómodas, pero por nuestra salud mejor reducirlas al máximo o eliminarlas  de nuestra alimentación. Mejor que en lata compra el atún en tarro de cristal, y en el caso de las sardinas en lata, mejor acércate a tu pescadería y disfruta de un buen pescado fresco.

fish-609084_1280.jpg

Para finalizar deciros que no hay que ser alarmistas, ya…pero sabéis que todo suma, un poco de bisfenol A por aquí, un poco de aluminio por allá, y ¿sabéis qué? Que yo quiero seguir mimándome y si yo puedo evitar pequeñas cosas en el día a día, lo haré porque ya existen demasiadas cosas que se escapan a mi control como para seguir sumando.

A mimarse ¡ya sabeis!

 

 

 

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s